Buscar

Isabel Gamma

Cuentos y palabras

¿De qué están hechas las flores?

de colores…

¿De qué está hecha la mar?

de sabor a sal y burbujas de los peces cuando hablan entre ellos.

¿De qué se hizo el viento?

de la esperanza y los suspiros que salen disparados por los hombres de fe…

Y el amor, ¿de qué está hecho el amor?

de ti.

@isabelgamma

Anuncios

MAGIA

¿Dónde dejamos la magia?,

tal vez está dormida entre los dos,

es posible que quiera despertarla algún día,

ahora creo que ni llevando a otra casa la apatía o la melancolía,

podría hacer que saliera a iluminar el sinuoso camino cuesta arriba.

Voy a leer un cuento, tal vez eso me ayude a salir de este tortuoso encierro de silencio,

que apaga nuestras voces, cuando antes la palabra era guia de la compañía.

@isabelgammaescribe@gmail.com

Las mariposas vuelan

https://issuu.com/creamosrevista/docs/creamos_15_29706962f90a92Algunos dirían que me gusta la complicación en mi vida, o que me busco cosas que hacer… Amo el viento en la cara, correr o hacer ejercicio 3n las mañanas y manejar para poder llegar a algún lugar, amo la tierra que hábito y me permite hacer tanto en tan poco tiempo. Me gusta aprender y escuchar a otros, me gusta contar historias y verlas escritas. Disfruto ver a mis hijos practicando su deporte favorito y adoro ver cómo se relacionan con otros libremente y con seguridad. Todos los días me pregunto si sirve de algo y luego me acuerdo que soy mariposa y que mi naturaleza es la de volar, entonces me siento a escribir, salgo a leer, hago conversación con alguien sobre un mundo mejor, llevo a mis hijos a la escuela y les pregunto por sus trabajos, recojo la ropa de La tintorería, compro lo necesario para la casa, cocino, comparto la mesa con ellos, abrazo a mi esposo cuando por fin nos encontramos después de una jornada laboral, envío mensajes a mis amigos, organizo la revista, planeo los libros para cada escuela, hago planeaciones estratégicas, veo, leo algo de lo que pasa en el mundo, preparo la cena, escribo un poema, los abrazo, descanso dos segundos como las mariposas deben descansar, lavo los trastos, a veces los acompaño para contarles un cuento mientras preparan sus alas y volar en sus sueños, les pido que duerman, pregunto si están listas sus cosas del día siguiente y preparo algo para el refrigerio del día siguiente. No me complico, me preparo para dormir y a veces leo un poco antes de cerrar los ojos con la esperanza de que mis alas estén sueltas al día siguiente para continuar el vuelo, porque las mariposas vuelan.

@isabelgamma

Aprender

Un día me encontré con una hermosa anciana de cabello corto, estaba sentada en la banca de un parque.

Miraba con detalle a un árbol casi sin hojas que estaba frente a ella, seguía con los ojos cada rama, las fuertes raíces que sostenían el tronco. De vez en cuando sus pies cruzados que colgaban de la banca se movían un simpático ir y venir, de esa forma que tienen los niños para relajarse mientras esperan.

Después de dar mi segunda vuelta corriendo me atreví a saludarla, interrumpiendo a sus ojos que paseaban hasta la punta de una de sus ramas, -¿Qué haces?, le dije mientras tomaba asiento junto a ella.

Su respuesta fue tan pronta como contundente -Aprendo, me contestó mientras sonreía plácidamente.

@ISABELGAMMA

Al poeta

¿Dónde estás poeta ?

Te estoy buscando entre  los escombros de un nido abatido,

Te necesita el niño recién nacido,

la flor y el amor…

Pensé que sería fácil,

la tristeza y la soledad han formado lagunas de sangre

donde la luna se refleja en todo su esplendor.

Pensé que te vería en la flor

que dejó de germinar

para no darle a las abejas su poder…

Reclamando, subversivo, invitando a la reforestación del alma.

¿Donde estás poeta?

me pregunté a punto de olvidar mi empeño,

entonces con toda la desesperación que poseía,

abrí los brazos y grité con tal fuerza,

que las personas que estaban junto a mí lloraron de empatía.

Entonces te encontré con los ojos hinchados de llanto,

sediento y cansado con los brazos cruzados,

sacaste de alguna parte una pluma,

y comenzaste a llenar espacios con ese amor que solo tus ojos pueden ver.

Animaste a los pájaros a volar

Y tejiste con palabras una tela de paz,

No te vayas,

no te canses poeta,

se fuerte…

Te necesita el mundo,

te necesito yo y los quedan.

@isabelgamma

Abrazo

Estaba solo como pueden notarlo, tenía mucho tiempo sin vida.

Ya habían aprovechado mis días las palomas, los niños con mi sombra.

Había sido cobija y un día, mientras pensaba que me quedaría solo para siempre,

apareciste tú,

plantada junto a mí dispuesta a vivir conmigo.

Estaba solo y casi sin vida

Y lo único que hice fue intentar

mantenerme gallardo como quien soy.

Mantenerme en pie y soportar los embates del tiempo,

la tempestad me quitó hasta el último traje.

Y entonces extendiste tus brazos,

¡y me abrazaste!

No solo a mi soledad

sino cada espacio en mi,

me diste vida y frescura,

y una humedad que me mantiene esperanzado hasta la punta.

Me abrazaste y dejé de estar solo,

hasta ante los demás decoraste nuestro espacio.

Nos sentimos uno,

y a pesar de todo me respetas,

no me invades,

me abrazas.

Qué deseo más fuerte de seguirte teniendo

y qué deseo de que todos,

los que le han dado algo a la vida

encuentren por fin su bugambilia.

@isabelgamma

Anuncio de ocasión

Anuncio de ocasión. La ocasión ha muerto.
Si no me aprovechaste en tenerme junto a ti cuando mi corazón latía con fuerza,
has de tener otras ofertas.
Pero esta, la que irreverente va por el mundo amado la maleza,
ha decidido voltear hacia otro fuerte, otro puerto, otra tierra.


Estoy segura que no me has de extrañar,
no lo supongo, espero que como a mí,
te rodee la belleza
y vivas libre de tristezas.
Isabel Gamma

Secretos

Aquí ya no hace frío

y no hace más calor

el sudor apenas perceptible

es de mi pequeño cuerpo

en evaporación.

Sonrío, mi cabello cae

y no hace sombra

mi cara pálida maquillada tan delicadamente

da la impresión de estar despierta

contenta, amable y fresca.

Río, porque aquí y ahora

están todos los secretos

que no pude contar

ninguno o todos

me hacen pensar en la complicidad.

No son míos,

son de Doña Juanita y Doña Sandra,

de Concepción y Karla,

aunque también me llevo uno de Alberto

y uno de Miguel.

Río porque me los llevo,

se van conmigo

me llevo sus secretos y pienso

¿qué pasaría si solo despertara un momento

para gritar unos cuentos al aire?

nadie sabría quienes son si me invento los nombres,

tal vez mejor solo corren asustados de mí

de que por divertirme un rato

abandoné por un momento la mortaja.

Los voy a contar por aquí mejor,

comenzaré por Juanita… Juana,

mejor no, no dejen que les gane la curiosidad

mejor duermo tranquila

y sonriente con los secretos

que me acompañarán a la muerte.

Agua turbia

Había pasado todo el día metido en el laboratorio, los olores parecían modificarse, me sentía agobiado por la cantidad de trabajo, desesperado porque mi vida parecía ser la misma de siempre… Iba temprano apresurado para poder registrar mi entrada y no me apuraba a salir de ese sitio pues nadie me esperaba en casa.

Mi cuarto seguía siendo el mismo, cuatro paredes y una puerta, una ventana sin cortinas y un colchón en el piso. Una toalla húmeda que se medio secaba durante el día sobre el bote de la ropa sucia y fuera del baño un bote donde guardaba, eso sí, bien doblada, toda mi ropa limpia.

La luz también comenzó a variar, ya era tarde y mi angustia creció, me puso nervioso el bajón de energía y llegué a pensar que mis nervios se debían a que se me había olvidado algo en casa, no había mucho de qué ocuparse porque tampoco tenía estufa o gas, y no tenía pendientes por entregar, en ese lugar en el que a veces me aburría dedicarme a la observación de las mismas cosas, sólo había algo que me hacía querer llegar y mirar su extraña apariencia…hasta que por alguna razón me di cuenta que el vaso de precipitados se había movido, el agua estaba turbia, parecía que alguien había metido la mano sucia, se movía el agua. Mi corazón casi se detuvo al descubrir que la pequeña sirena de cabellos morados y ojos de cristal que me acompañaba, había desaparecido.

@isabelgamma

MIcrorelato

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑